Reabrió Los Laureles, bar notable de Barracas y templo del tango

En la semana de su cumpleaños 128, el bar notable Los Laureles reabrió sus puertas. Son las 20.40 del 14 de octubre y Sergio Mosquera y Claudio Sodini se disponen a “cortar” una cinta celeste que cuelga sobre la entrada de la esquina sudeste de Iriarte y Goncalves Días. Expectantes, unas cincuenta personas -entre las que se destacan legisladores, personalidades de la cultura y de instituciones del barrio- dan la cuenta regresiva y el corte de cintas se funde con los aplausos. Barracas recuperó un refugio de tango.

Los Laureles reabrió junto a referentes del barrio, la política y la cultura.
Los Laureles reabrió junto a referentes del barrio, la política y la cultura. Foto: Damián Profeta.


Mosquera y Sodini son los nuevos dueños de Los Laureles, un bodegón-milonga inaugurado el 11 de octubre de 1893. “Esto empezó como una pulpería que devino en almacén de ramos generales con despacho de bebidas, luego en café y billares y en el último tiempo como restaurante con shows de tango. Y ahora agregamos el folklore los domingos”, le narró Mosquera a @cafesnotablesok unos días antes de la reapertura.

Sergio Mosquera es uno de los dueños de Los Laureles. Foto: Damián Profeta. 


Mientras hablaba, Mosquera pegaba en algunas mesas unos stickers con los nombres de grandes referentes del tango, las artes plásticas, la política y el deporte que hicieron de Los Laureles su parada habitual: el bandoneonista Eduardo Arolas, el compositor Ángel Villoldo, los artistas plásticos Quinquela Martín y Carlos Páez Vilaró, el boxeador José María Gatica y el político Alfredo Palacios -primer legislador socialista de América-. “La idea es que sean unas plaquitas de metal, pero para la reapertura llegamos con estos stickers, como para que la gente sepa que se está sentando en mesas por las pasaron estas figuras”, dijo.

Las mesas llevan el nombre de personalidades destacadas que hicieron de Los Laureles su parada habitual. Foto: Damián Profeta.


Mosquera es un amante de los cafés. Antes de la pandemia había armado un circuito de visitas a todas las cafeterías de Caballito. “Mis pasiones son intangibles: un día me propuse visitar todos los parques nacionales del país y años después quise visitar todos los cafés notables”, contó quien ahora es dueño de uno (bien tangible, por cierto, más allá del gran peso inmaterial de la historia de Los Laureles).

La propuesta de Los Laureles

Por ahora, Los Laureles abrirá por las noches los jueves, viernes y sábados y al mediodía, los domingos. Jueves, viernes y sábados la cena estará acompañada de shows de tango y también habrá clases de tango. Los domingos habrá peña folklórica. El año que viene Mosquera planea abrir también al mediodía durante la semana.

La carta de Los Laureles es variada. Como referencia, un plato de lomo a la pimienta con guarnición cuesta 980 pesos y una milanesa completa (jamón, queso, tomate, papas fritas y huevos fritos a caballo) sale 750 pesos. El sifón de soda sale 150 pesos y una gaseosa, 180 pesos. Los vinos arrancan en los 400 pesos. Se cobra servicio de mesa: 80 pesos. La consumición mínima es de 500 pesos.

Video del momento de la reapertura de Los Laureles (14-10-2021)